Dos motores de la economía

El Informador, jueves 24 de enero, 2008.

Las advertencias del Banco de México sobre el impacto de la baja en la actividad económica de los EUA han sido tomadas en serio porque si hay alguien en este país que sabe lo que está pasando son los de Banxico que le dan seguimiento puntual y cercano a las principales variables del panorama económico, como son: la inflación, el empleo, las exportaciones y la inversión extranjera directa.

Por lo pronto, la propuesta del presidente Calderón ha sido la de echar a andar los dos motores que están dentro del programa de Desarrollo Habitacional Sustentable 2007-2012, que permitirán enfrentar esa situación: la inversión en vivienda que representa el 2.4% del PIB —que, además, es un disparador de empleos— y la inversión en infraestructura pública.

La Corporación GEO está construyendo una nueva ciudad en Zumpango, Edo. de México, con 100 mil viviendas equipadas para que sean auto sustentables, además de los «lugares de esparcimiento y centros de trabajo», como lo afirmó el arquitecto Luis Orvañanos, presidente de esa corporación. Esta ciudad tendrá una población de 400 mil habitantes —como los que había en Guadalajara en 1964.

A pesar del bajo crecimiento de la economía en los EUA, hasta ahora, el panorama en México es el siguiente: la inflación será de 3.9%; el incremento a las tasa anual de los salarios será del 4.45%: la tasa de los Cetes a 28 días, podrá ser del 7.36% y el tipo de cambio promedio será de $11.13 pesos por dólar. El crecimiento estimado será del 3.3% que es mayor al comparado el de los EUA del 2.2%.

Con los dos motores en movimiento, los crecimientos en la demanda agregada va a incrementar el empleo formal que se esperan sea en este año de unos de 800 mil.

Pero hay cuatro obstáculos: la debilidad de los mercados externos y de la economía mundial; la inestabilidad financiera; la ausencia de reformas estructurales y la presencia de presiones inflacionarias, así como los problemas de inseguridad pública.
Los retos para que crezca el PIB tienen que ver con la inversión externa directa (IED) y el empleo y estos están asociados a las reformas del sector energético y en el capítulo laboral, así como la promoción de una mayor competencia interna.
Las exportaciones no petroleras crecieron en 2007 un 8.4% y, este año, serán de 8.7%, con una estimada IED de $20 mil millones de dólares.

Por todo esto Felipe Calderón se muestra seguro frente a los inversionistas, aclarando que con las inversiones en vivienda e infraestructura serán suficientes para enfrentar la posible recesión del Norte.

El Banco de México se ha mostrado menos optimista, pues en una de esas, el jalón de la recesión puede generar una fuerza de atracción que limite las exportaciones y, por lo tanto, el crecimiento, la IED y la creación de empleos. Por lo pronto, a estas alturas del 2008, hay dos motores de la economía con las que se podrá enfrentar el futuro inmediato.