Oportunidades en la crisis

El Informador, jueves 4 de diciembre, 2008.

Compra barato y vende caro es el moto de los comerciantes y de los inversionistas y, tal parece, es la regla que aplica Carlos Slim, un hombre que tiene un flujo considerable de dinero «cash» y que, independientemente de las pérdidas multimillonarias que tuvo en la bolsa de NY, supo aprovechar la crisis y, ahora, con ese principio básico, compró acciones de las tiendas Saks y de Citibank, comprando barato e inyectando una importante cantidad de dólares en las dos empresas.

Además de esa compra, insistió en que se debe de reactivar la economía con obras de infraestructura, como lo anunció en Bueno Aires, mientras acompañaba al Presidente en su gira, insistiendo que, cuando hay una crisis, también la IP deber entrar al quite, sobre todo si cuenta, como él, con un flujo importante.

Tal vez por eso mencionó la inversión inmobiliaria —si, inmobiliaria, justo en el sector en crisis— de la Plaza Carso, donde generará 3,500 empleos permanentes y donde va a invertir 800 millones de dólares. Esto queda donde antes estaba la planta de la General Tire, en la colonia Irrigación.

Le dicen el rey Midas, como aquel legendario de Frigia —ahora, en el corazón de Turquía—, un monarca que salvó a Sileno y por haberlo integrado a las fiestas de Dionisi y que, en agradecimiento, le dijo que pidiera un deseo. A Midas se le ocurrió pedirle que todo lo que tocara se convirtiera en oro. Por eso se parece a Carlos Slim que, desde que compró la imprenta Galas, luego la Cigarrera La Moderna y luego Sanborn’s en la prehistoria y comprar en los noventas a la empresa Telmex, durante la ola de privatización y después de la crisis que sufrimos —con una maldita inflación por las nubes, hasta que Pedro Aspe implantó el pacto—, Carlos Slim logró para convertir a esa empresa telefónica en oro puro y pudo hacer que pasara de una compañía que anunciaba que no habláramos más y que se tardaba años en instalar una nueva línea, a lo que es ahora —con todo y los móviles e Internet—, donde promueven el famoso ¡llámale!, para hablar todo el tiempo que queramos con total que la registradora siga sonando.

Así es como, por lo pronto, ha decidido enfrentar la crisis: comprando acciones de Saks para convertirse en uno de los mayores accionistas de esas tiendas de lujo como es Saks Fifth Avenue y su versión Off 5th como tiendas de descuento. Las compras de estas acciones, se hacen justo cuando esa empresa luchaba con la caída en sus ventas, a causa de la contracción económica.

Además de esto, invierte en una superficie comercial rentable de unos 45 mil metros cuadrados, donde estarán las tiendas de su Grupo: Sears, Sanborn’s, Mixup y Banco Inbursa, además del Museo Soumaya y un espacio para la colección de arte contemporáneo de Jumex, así como un nuevo teatro. Se dice que esta obra deberá estar terminada en 2010 y, por lo pronto, le ha inyectado todo este dinero a la economía.