Argonautas del XXI

El Informador, martes 10 de febrero, 2009.

El fenómeno migratorio entre México y Estados Unidos es parte de la historia moderna de estos dos países, entre otras cosas por la frontera tan larga que tenemos y que ha sido la puerta de entrada para millones de trabajadores que cruzan el río Bravo para pasar como «espaldas mojadas» al otro lado en una aventura que luego se convierte en anécdota, historia, drama o tragedia que es transformada en obra plástica, como las cruces con los nombres de aquellos que murieron en el intento de cruzar, pintadas en la barda o el muro que marca la frontera y que puede ver cuando sale uno del aeropuerto de Tijuana.

Pero también la literatura se ha hecho cargo de narrar estos hechos o fantasías como son los libros que ha publicado el Grupo Planeta para esos lectores que desean entender mejor lo que sucede o conocer lo que los impulsa a arriesgar la vida, con tal de irse al otro lado.

Son muchas las causas y es el resultado de una compleja red de variables económicas: la vecindad geográfica, la falta de empleo en México y la diferencia salarial; las oportunidades que creen tener los trabajadores en aquel país —y no en este—, son los factores que contribuyen a la configuración de este fenómeno.

Recientemente Planeta publicó tres libros: Desafíos de la migración de Enriqueta Cabrera; Al otro lado de Heriberto Yépez y, ¿Dónde estás Alacrán? de Jorge Moch. Tres autores que nos narran con cierta sensibilidad estos sucesos, tratando de enmarcar la constelación de los sucesos y accidentes cuando se lanzan como argonautas del siglo XXI, en busca del vellocino de oro en California. Estas obras nos acercan a ese mundo corrupto y complejo, en donde han tejido esas historias que ahora nos ofrecen.

Enriqueta Cabrera se asombra cuando sabe se ha podido firmar un tratado en donde se permite el libre intercambio de las mercancías, pero, donde no se ha tocado para nada el flujo libre de la mano de obra, como tantas veces hemos mencionado que sucede en la Unión Europea.

No puede dejarse a un lado el tráfico de drogas —a través de túneles o vaya usted a saber cómo— dañando a los que sí buscan trabajo y que resulta ser el pretexto para que se radicalice el tema de la migración en busca de una mayor seguridad. Heriberto Yepez trata estos temas y le da otra vuelta de tuerca al lector con sus personajes y con las circunstancias que los rodean.

El Alacrán Farías es el personaje de la novela de Jorge Moch que asocia la desesperación con el destino de la guerrilla, la clandestinidad y la culpa —como aquel libro de Raúl Páramo, Sentimiento de culpa y prestigio revolucionario (Martín Casillas Editores, México, 1982)—, culpa que lo oprime, como nos puede oprimir el miedo que, finalmente se sobrepasa para que funcione la zanahoria del otro lado, donde van ilusionados para iniciar una nueva vida, aunque dejen el resto para lograrlo.