El cielo está encapotado

El Informador, martes 24 de febrero, 2009.

La actividad política gira alrededor del año de la elecciones intermedias y la opinión publica va declarando sus preferencias, destacando un regreso pendular del PRI, quien ha estado aguantando su derrota desde el año 2000, seguido por un PAN que, tal parece, ha perdido la oportunidad de consolidar su preferencia a pesar de haber logrado desbancar al PRI en ese mismo año 2000 y en varios estados, como fue en Jalisco, desde el año de 1994.

Los sentimientos encontrados que se producen cuando vemos que las encuestas hablan de un posible retorno al tricolor; la pasión electoral a flor de piel; el fanatismo que genera estas campañas, frente al deseo real de avanzar y que los políticos pueda promover el progreso en México para que la población perciba y esté cada vez mejor, todo esto se ve sacudido por la crisis que va pegando en la generación de empleo y en las inversiones, así como, en una sensación de que por problemas internos, se están retrazando los pagos y las convocatorias de esos grandes proyectos de infraestructura, tan necesarios para defenderse de la plaga y de la crisis.

A otra escala, los escándalos provocados por la Mata Hari nacional, más conocida como la licenciada Purificación Carpinteyro, una despechada abogada que desea vengarse de su ex jefe Téllez, haciendo públicas algunas grabaciones que, sin importar que violen los derechos a la privacidad, sólo desean vengarse de aquél que se atrevió a pedirle su renuncia como Subsecretaria, sabiendo que tenía el apoyo de su condiscípulo Felipe Calderón Hinojosa, en la Libre de Derecho. Por eso el cielo está encapotado como también lo está el ambiente en este año electoral.

Carlos Arriola Woog es un intelectual tapatío que perteneció al Partido Acción Nacional en sus orígenes, allá en los años cincuentas, cuando era heroico, en verdad, después de haber salido de campaña para apoyar al candidato de ese partido.
Bueno, pues después de haber hecho una carrera en Relaciones Internacionales en El Colegio de México y de haber trabajado en los 60’s como Secretario de la Embajada de México en París y, llegar a ser Secretario General del Colmex, ha escrito un par de libros sobre la decadencia y caída de ese partido y su libro más reciente lo ha titulado como El miedo a gobernar, que será presentado mañana en el Museo Franz Meyer de la ciudad de México.

Es la historia del PAN en donde Carlos hace un balance de las dos administraciones panistas, responsabilizando al gobierno de Fox por la debilidad del estado y a ese partido de carecer del oficio político para gobernar, pues «para conciliar —dice Carlos— hay que saber negociar y para negociar hay que tener el oficio político y ahí es donde falla el PAN y, si no tiene ese oficio político, obviamente se asustan».

Por eso tenemos la sensación de que el cielo está encapotado y se mira relampaguear, vaqueros para el corral, arríen a todo el ganado que mañana vamos a trabajar.