La dictadura en la URSLA

El Informador, jueves 12 de febrero, 2009.

Desde hace años que Hugo Chávez ha invertido millones de dólares para la creación de la Unión de Repúblicas Socialistas de Latinoamérica (URSLA por su siglas y en memoria de la URSS), en donde él pueda ser el dictador o el tirano de Venezuela, el salvador y mecenas de las repúblicas satélites: Nicaragua, Ecuador y Bolivia.

Chávez ha podido invertir para su campaña cuando el petróleo derramaba sus mieles a los miembros de la OPEP y el precio por barril estaba por los cielos, así que los excedentes le salían por las orejas al Presidente de Venezuela, quien promovía todas y cada una de sus facultades mesiánicas y liberadoras —como Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco, mejor conocido como Simón Bolívar, nacido en Caracas en 1783 y fallecido en Santa Marta, Colombia a los 47 de edad, en el año de 1830, y ahora paradigma a imitar, pues era militar y político —la proyección de Chávez— y fue una de las figuras más destacadas en la emancipación americana frente al Imperio español, como ahora pretende ser del imperio de los EUA.

Los dos se han hecho llamar «Liberadores»: aquél por el Cabildo de Mérida en Venezuela y éste por sus colaboradores bien remunerados. Aquél, en su tiempo, tuvo muchos problemas, tantos que llegó a llamarse a sí mismo «el hombre de las dificultades»; éste, en nuestra época, ha hecho todo lo contrario y se cree el «estratega del éxito.»

La democracia se tambalea en Venezuela y tal parece que los esfuerzos de la oposición para evitar que se vote el próximo domingo 15 a favor de las reformas que le permitan a Chávez ser presidente vitalicio. Habrá 16.5 millones de venezolanos que votarán a favor o en contra de éstas. La tambaleante democracia venezolana depende de la chequera abierta de Chávez quien ofrece cheques al portador para los líderes y sectores que le puedan ayudar para que se mantenga en el poder y, de no lograrlo, imagino que podrá acudir a la fuerza, en esos tan conocidos y poco sutiles golpes de Estado por el Cono Sur del siglo XX.

El mesianismo logra transformar la democracia en fanatismo a favor del libertador y lo hacen equivalente a la defensa del pan nuestro de cada día, por ser hasta ahora Chávez el que parte y recomparte, sin que nadie se oponga ni pida la mejor parte.

Amos Oz, autor de En contra del fanatismo, cree que la esencia del fanatismo reside en el deso de obligar a los demás a cambiar. Es esa tendencia por mejorar al vecino, por enmendar a la esposa, por que el niño sea ingeniero o por enderezar al hermano, en vez de dejarlos ser. Punto.

Los deseos de Chávez para mantenerse en el poder amenaza el futuro de esa democracia. ¿Cómo le van a hacer si quieren cambiar las cosas en Venezuela? Siempre hay esperanza y esa se pone a prueba el próximo domingo.