jueves, 26 de marzo de 2009

Debate fuera de lugar

El Informador, jueves 26 de marzo, 2009.

Durante la convención de banqueros que hubo hace una semana en Acapulco invitaron a los tres directores de los tres partidos políticos grandes para que respondieran una serie de preguntas que previamente les dieron, de tal manera que la audiencia de uno de los sectores más importantes del país, pudieran tener una idea más clara de la plataforma de cada una de estas opciones políticas.

Quien se llevó el primer lugar en el ridículo fue Germán Martínez del PAN, seguido por Beatriz Paredes del PRI y, la buena sorpresa fue Jesús Ortega del PRD. Los comentarios de algunos de los asistentes sobre el papel que hizo Martínez fueron aterradores: era como haber escuchado no al cura, sino al sacristán de la parroquia de Zacoalco de Torres Mochas y, a propósito de doña Beatriz, que se sabe es una magnífica oradora, ese día cayó en la trampa que le tendió el PAN y resultó vaga, general y sin ganas de seducir a su audiencia.

El que sí hizo su tarea fue Jesús Ortega, el que menos podríamos haber pensado que estuviera dispuesto a conquistar este territorio que siempre es señalado por la izquierda bien vestida de estar asociado con la derecha mal vestida, y dicen que son el paradigma de la decadencia y del capitalismo, formada por esos ricos que no hacen más que explotar al pueblo lo mejor que puedan.

Pero van cayendo los veintes y lo que era el partido que más se identifica con la IP y que se supone defiende, entre otras, la actividad financiera, le salió el cobre y resulta que no fue monedita de oro para caerles bien a todos y por eso, el señor Martínez, aprovechó para acusar al PRI de ser los culpables de la guerra contra el narcotráfico y les exigió que se definieran si estaban a favor de FCH o en contra por sus «claros» vínculos con el narcotráfico. Esto, para los banqueros del país, era lo que menos se esperaban.

El tema debió haber girado alrededor de las «Posibles medidas para enfrentar la crisis» y, la líder del PRI, en lugar de ignorar el discurso de Martínez y ofrecer lo que su partido podría aportar, le respondió, molesta, acusando al PAN y señalando el incremento que se ha dado en el crimen organizado durante los sexenios albiazules y resaltando que, a un problema tan grave como el narcotráfico, ellos son los que le quieren sacar raja.

En cambio, Jesús Ortega del PRD les contestó las preguntas que le hicieron y señaló que su partido estaba a favor de reducir los intereses y comisiones aplicables a tarjetas de crédito, pues sabía que «atacar no rinde votos» y destacó que habría que abatir las comisiones por los servicios bancarios, reducir el costo y aumentar la concesión del crédito a las actividades productivas y de ser posible, cerrar la brecha entre el tipo de cambio de compra y de venta de las divisas. Brincó la liebre, donde no lo pensábamos.