martes, 26 de mayo de 2009

La mala educación: nudo gordiano

El Informador, martes 26 de mayo, 2009.

El lunes pasado, el ITAM confirió tres doctorados Honoris causa a Javier Beristain Iturbide, Pedro Aspe Armella y Francisco Gil Díaz respectivamente, otorgados por la trayectoria de estos tres maestros y egresados de esa institución. Fue una ceremonia solemne y Javier Beristain (rector del ITAM de 1972 a 1991), aprovechó para compartir su visión y hacer una propuesta que considero es muy importante, además de esperanzadora, que confirma la idea de que si tenemos una visión o un sueño y podemos declararla nos permitirá seguir vivos y librar cualquier clase crisis, por grave que sea. Por todo esto, he editado y resumido su visión y proyecto que la acompaña que me gustaría compartir con ustedes:

La visión es esta —dijo Javier Beristain—: que todos los niños y jóvenes de México tengan la oportunidad de recibir una educación de calidad. La propuesta es que el ITAM haga realidad esta visión que deviene de una observación compartida por muchos: la mala educación que están recibiendo los mexicanos es un nudo gordiano en donde se enredan la mayoría de los problemas nacionales, como son, la fragilidad de las instituciones, la inmovilidad social y la desigualdad, la improductividad de los factores de producción, el deterioro del ambiente, la indiferencia frente a la impunidad y la corrupción, la debilidad de la sociedad civil y la intolerancia de lo distinto y que son, entre otras, algunas de las consecuencias de que la gran mayoría de los mexicanos no logran una educación de calidad en valores, en aptitudes, en actitudes y en conocimientos.

Cuando dijo esto, los casi mil invitados —con la presencia de dos itamitas como les dicen a esta tribu— y en el presidium Alonso Lujambio y Agustín Carstens, Secretarios de Educación Pública y de Hacienda, Beristain desarrolló su propuesta y dijo: mejorar la calidad de la educación no es responsabilidad de un gobierno ni materia de un programa sexenal, requiere de una auténtica Política de Estado que trascienda los arbitrarios tiempos políticos y los proyectos cortoplacistas de los partidos.

Mejorar la educación es siembra y no cosecha. Mejorar la educación compartir una visión de México donde todos sus niños y jóvenes tengan las mismas oportunidades, sin distinción de etnia, de género, de lugar de nacimiento ni, por supuesto, de situación socioeconómica.

Lanzo una flecha al aire con destino cósmico: que las autoridades académicas del ITAM analicen qué y cómo hacer para contribuir a hacer realidad esta visión con la creación de un Centro de Innovaciones en Políticas Educativas.

La innovación partiría del estudio de los cuatro grandes procesos del sistema educativo: la atención de la demanda, los contenidos, el sistema de distribución de estos contenidos y la organización del sistema y de la investigación surgirán las propuestas de políticas innovadoras y, una tercera función sería la divulgación de los resultados y de las propuestas para influir en la formulación de la Política de Estado en la materia.


Una visión y un proyecto que esperemos se convierta en realidad.