Mejorar, sin cantar victoria

El Informador, jueves 13 de agosto, 2009.
Los ánimos han mejorado en los EUA y eso, sabemos que, tarde o temprano, tiene sus repercusiones en nuestra economía. Como buenos líderes, han observado los cambios favorables para anunciar sus avances para trasmitir y dar ánimo a la gente para que resista mejor los embates de la recesión.

Los índices de la economía en los EUA se encuentran en negativo, pero, como dicen, son menos peores y por eso, es buena señal que se estén moviendo hacia el ámbito positivo: el gasto de las empresas ahora es de menos 8.9%, comprado con menos 39.2% del primer trimestre del 2009. Cambio brutal que empieza con crecimiento; el PIB sigue en menos 0.4%, pero es mejor que el menos 1.1% que se tenía meses antes.

Sin duda, el índice que más afecta a las economía, tanto moral como realmente, es el empleo y éste sigue sin poder resolverse tal como lo esperaban los especialistas que se han hecho algunas reflexiones para entender este fenómeno: uno, que el seguro del desempleo es mejor que el empleo disponible en un momento dado y, por eso, esos trabajadores que prefieren quedarse en casa con los niños afectan en medio punto al índice de empleo. Pero el problema es gigantesco a pesar de los incentivos que ha ofrecido el gobierno de Obama de $787 miles de millones de dólares en estímulos fiscales para promover el empleo.

No hacer nada, no es la mejor opción, dijo Obama después que anunció esos incentivos, al tiempo que declaró que la recesión norteamericana está por llegar a su fin. La fábricas que habían decidido quedarse ociosas, surtiendo los pedidos con lo que tenían en sus inventarios, ahora están al mínimo y por eso, han reactivado su producción.

Las expectativas en los EUA del PIB para julio son de un 3% justificado por las órdenes que las industrias han recibido para surtir nuevos productos, tantos como no las habían recibido en los dos últimos años: las ventas de automóviles subieron en un 15% y por eso, esa industria que tanto interesa a las PYMES en México que producen y surten de algunas partes, es buena noticia que se haya reactivado allende la frontera.

El índice en los precios de casas S&P-Case Shiller, que considera a veinte ciudades de los EUA, cayó sólo un 0.2% entre abril y mayo, ha sido la menor caída de los últimos dos años y por eso, este índice por llegar al equilibrio o al crecimiento por la relación entre oferta y demanda.

Tal vez por todo esto, hay un cierto optimismo y se está viendo que la economía tiene una tendencia positiva, aunque el desempleo sigue siendo la pesadilla que no les permite cantar victoria, pero sí, celebrar modestamente las tendencias que muestran signos de recuperación y eso, es alentador.

Tiene razón Obama cuando dice que no hacer nada es lo peor que puede hacer un gobierno y sabemos que es mejor concretar las propuestas de reactivación a tiempo, cuando se necesitan.