jueves, 15 de octubre de 2009

Heredero de otro Nobel

El Informador, jueves 15 de octubre, 2009.
Este año, el comité que otorga los premios Nobel de la Paz ha sido criticado por haber decidido dárselo a Barack Obama por sus “esfuerzos extraordinarios en fortalecer los procesos diplomáticos internacionales y la cooperación entre las personas.”
Por ser Obama el primer presidente de color que ocupa la Casa Blanca lo asocio, como si tuviese algo que ver, con ese otro premio Nobel de la Paz de aquel hombre que vivió y murió soñando que en ese país hubiese igualdad, tal como parece que lo han logrado en la persona de Obama.

Martin Luther King recibió el premio en 1964, cuatro años antes de que lo mataran por dedicarse a promover el fin de la segregación y discriminación racial a través de medios no violentos. Este hombre decía que tenía un sueño arraigado a la vida de los americanos, un sueño basado en esa verdad que conocemos donde todos los hombres son iguales: “hoy tengo un sueño —decía— sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de los esclavos, se podrán sentar juntos en la mesa de la hermandad... Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad... ¡Hoy tengo un sueño!”

Cincuenta y cinco años después cuando vemos al presidente Obama sentado en la Casa Blanca, pienso que ese sueño se ha hecho una realidad, y que este hombre es el responsable de negociar el desarme nuclear y “que ha logrado captar la atención mundial y le ha dado esperanzas al hombre para un mejor futuro. Su diplomacia está fundada en los conceptos que están basados en sus valores y actitudes que comparten con la mayoría de la población” —como justifica la comisión del Premio Nobel de la Paz.

Las bases para otorgarlo están establecidas en el testamento de Alfred Nobel, donde dice lo siguiente: el premio “será otorgando a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz".

Será entregado en la ciudad de Oslo, la capital de Noruega, a diferencia de los otros premios Nobel de Economía, Literatura, Medicina, Física y Química, cuya ceremonia es en Estocolmo, Suecia, tal como recibió Octavio Paz en 1990 el premio de Literatura.

El Nobel de la Paz lo han recibido 95 personas y 20 organizaciones desde 1901, entre ellos, la Cruz Roja internacional en tres ocasiones, (1917, 1944 y 1963); la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, en 1954 y 1981. En 1952 fue para el médico Albert Schweitzer, quien dio su vida en África.

Ahora es Barack Obama quien lo recibirá como digno heredero de ese otro premio Nobel de la Paz, como fue Martin Luther King.