Los cuentos y fábulas de Navidad en cartelera

El Universal, La Guía del Ocio, viernes 25 de diciembre, 2009.

Ayer fue la nochebuena y hoy es Navidad y por eso la temporada de vacaciones de invierno han empezado y la cartelera está pletórica de películas para los jóvenes y niños con toda razón. Por eso, ahora podrán disfrutar La princesa y el sapo, que se antoja por su buen humor y la parodia a las fábulas de La Fontaine o las de Augusto Monterroso como ahora recuerdo la de la Rana que quería ser una Rana auténtica y que se dedicó a hacer sentadillas y a saltar para tener unas ancas cada vez mejores, y sentía que todos le aplaudían. Y así, haciendo esfuerzos hasta que, dispuesta a cualquier cosa para lograr que la consideraran como una Rana auténtica, se dejaba arrancar las ancas, y los otros se las comían, y ella todavía alcanzaba a oír con amargura cuando decían que qué buena Rana que parecía Pollo.

El fantástico Sr. Fox —nada que ver con el señor de Guanajuato—, nos narra el mundo de estas hábiles víctimas de la cacería inglesa, siempre perseguidos por los perros de caza, ahora parece que ha iniciado una guerra con los granjeros.

También está Planeta 51 con el Capitán Check Baker, ahora un alienígeno en un extraño planeta que tanto le temen a ese tipo de invasiones extraplanetarias, como era la paranoia de los años cincuentas en los Estados Unidos de Norteamérica y la fiebre en la ciencia ficción sobre este tema.

También debe estar en cartelera El secreto de la Sirenita, del japonés Hayao Miyazado con Sosuke un niño de cinco años que rescata a un extraño pez rojo a quien llama Ponyo, pero lo que no sabe es que Ponyo es un pez mágico que quiere quedarse a vivir con los seres humanos en donde la decisión de renunciar a su vida marina contradice un antiguo hechizo mágico que pone en peligro el equilibrio del mundo entero. Con su amistad y valentía, Sosuke y Ponyo deberán impedir que sucedan cosas terribles.

No podía faltar A Christmas Carol o el Cuento de Navidad de Dickens titulada ahora como Los fantasmas de Scrooge, dirigida por Robert Zemeckis con Jim Carrey como el viejo avaro Ebenezer Scrooge que, entre otras cosas, no celebra la Navidad porque prefiere seguir con su vida solitaria, dedicado a trabajar, sin importarle nadie más, ni siquiera su empleado, Bob Cratchit.

Un día llega a su casa el fantasma de Jacob Marley, su mejor amigo y socio, quien había muerto hacía poco y que venía para anunciarle la visita de tres espíritus de la Navidad: el Pasado, que le hace recordar su infancia y juventud, llena de melancolía y añoranza, pues era antes de haberse convertido en workholic y de tener un desmedido afán para enriquecerse.

Luego, aparece el Presente quien le hace ver la situación por la que está pasando la familia de su empleado que, a pesar de su pobreza y de la enfermedad del pequeño Tim, van a celebrar la Navidad. También puede ver cómo los demás celebran la Navidad, incluso su sobrino Fred, a pesar que sus invitados evitan estar con el viejo avaro.

Cuando aparece el espíritu del Futuro, mudo y sombrío, le muestra el destino de los avaros: su casa sería saqueada por los pobres; conoce lo que opinan de él ya muerto y observa la muerte del pequeño Tim pero, lo más espantoso de todo, es cuando ve su tumba con lo cual Scrooge se horroriza e intenta convencer al espíritu de que estaría dispuesto a cambiar si logra mejorar su destino.

El viejo avaro despierta de su pesadilla transformado y decide celebrar la Navidad, manda comprar un pavo para los Cratchit y ayuda a Tim para que se cure. Por eso, el pequeño Tim, sorprendido del cambio, les dice en voz alta: «Y que Dios nos bendiga a todos», tal como les deseo a todos ustedes en esta Navidad.