Nominada al Grammy: Quint y la Sinfónica de Minería

El Universal, La Guía del Ocio, viernes 1 de enero del 2010.


Qué gusto saber que empezamos el año con la grabación del Concierto para Violín y Orquesta en re menor Op. 35 y otras obras de Erich Wolfgang Korngold (1897-1957) nominada para el Grammy en la categoría de la mejor interpretación solista con el violinista Philippe Quint y la Orquesta Sinfónica de Minería, bajo la batuta de Carlos Miguel Prieto y esta obra grabada en la Sala Nezahualcóyotl en la temporada del 2007 con el sello discográfico de Naxos, nominada dentro del capítulo de música clásica para convertirse en el primer disco mexicano incluido en las listas de obras internacionales.

Desde hace años que la Orquesta Sinfónica de Minería ha confirmado su prestigio, sobre todo, desde el año 2003 cuando el ingeniero Carlos F. de la Mora Navarrete asume la presidencia de la Academia de Música del Palacio de Minería quien, desde entonces, ha logrado consolidar el prestigio de la Orquesta, mejorar la promoción y difusión y, entre otras cosas, lograr que Naxos grabe algunos conciertos con tal calidad que, este año, ha sido nominado al premio Grammy.

El resultado lo sabremos el 31 de enero pero nos late que esta noticia es la torta que trajo el pequeño “Carlos V”, el hijo recién nacido y primer varón de Carlos Miguel Prieto y su esposa, la bailarina Isabel Mariscal.

Esta es la primera vez que la grabación de una orquesta mexicana ha sido nominada a un Grammy con carácter internacional, en la categoría de música clásica y por eso hay que celebrarlo, pues es un orgullo saber que la calidad interpretativa de esta orquesta que, cada año, su director artístico reúne para el verano, integrándola con los mejores interpretes y ensamblar así, una orquesta de calidad que le pueda ofrecer a su público interpretaciones de nivel internacional.

Philippe Quint, como otros músicos, sabía lo que era y lo que sería desde los nueve años de edad cuando tocó su primer concierto en público. Nacido en Rusia vive en los Estados Unidos donde debutó en 1995 en el Avery Fisher Hall y, al año siguiente, en el Carnegie Hall.

Desde hace años Quint viene a México como invitado de honor de la Orquesta de Minería y siempre nos ha sorprendido por su juventud, calidad, habilidad y su manera de interpretar las obras para violín. Este año lo volvimos a confirmar cuando interpretó el Concierto para violín en mi menor de Félix Mendelssohn, donde logró reflejar la pureza, la perfección, la elegancia y el equilibrio de la música de ese compositor.

Korngold fue un músico y compositor para el cine de Hollywood y, entre otras obras, lo llamaron para ilustrar musicalmente El sueño de una noche de verano (1935) en una adaptación que hizo de la obra de Mendelssohn. Debido a la calidad que logró en esa adaptación, hizo un contrato tan bueno para su época que, con eso logró tener toda la libertad del mundo para elegir sólo unas veinte películas que ahora se consideran como joyas musicales.

El disco nominado al Premio Grammy ya está a la venta e incluye tres obras de Korngold: el Concierto para violín en re menor Op. 35, seguido de la Obertura a un drama, Opus 4 y, finalmente, inspirado en la comedia de Shakespeare Mucho ruido y pocas nueces, compuso su Suite para concierto Op. 11, en donde el compositor nos ofrece primero una Obertura, seguida de La mañana de la boda (entre Hero y Claudio), para luego musicalizar las escenas cómicas entre el alguacil Dogberry y su asistente Verges antes de componer un Intermezzo con la Escena en el jardín y, terminar, con el Baile o Hornpipe o Mummenschanz de este obra donde, finalmente, sabemos que es el amor el que siempre triunfa, como triunfa el amor por la buena música de esta grabación hecha con Philippe Quint, la Orquesta de Minería y la batuta de Carlos Miguel Prieto.