Las artes y el liderazgo en Davos

El Informador, jueves 28 de enero, 2010.

(Encuentro en Davos: Zedillo, Calderón y Álvaro Uribe de Colombia). Estar en la oposición es como estar en el cielo y estar en el gobierno, es el infierno, algo así contestó Felipe Calderón a Ernesto Zedillo ahora que se encontraron en Davos, Suiza, durante la reunión anual del Foro Económico Mundial. Cuando se vieron, Zedillo le recordó que cuando él era Presidente, Calderón era el líder de la oposición y, ahora que él estaba al frente del gobierno, quería saber qué opinaba.

Dos generaciones de políticos, dos tipos de preparación diferentes: Zedillo, doctor en Economía de Yale y años en el Banco de México —el doctor Ficorca, como le decían, por el salvamento que hizo de la economía en base a esos fideicomisos— y, el licenciado Calderón, egresado de la Libre de Derecho —¡nadie es perfecto!—, con dos maestrías, una en economía en el ITAM y otra de administración pública en Harvard.

Ahora estos dos hombres ahora coinciden en Davos, en donde se lleva a cabo la reunión anual de este Foro Mundial que pretende esbozar un nuevo modelo, considerando la crisis que hemos pasado. Son cuarenta jefes de Estado con deseos de promover la estabilidad del sistema financiero, impulsar el crecimiento económico mundial y empezar a vislumbrar de qué manera se podría asegurar una efectiva gobernabilidad en el largo plazo, sin olvidarse de los problemas que implica vivir en un entorno sustentable, sin dejar de propiciar el desarrollo.

Vaya tarea que tienen estos hombres con sus propuestas para un nuevo modelo: Obama, por lo pronto, ya metió en cintura al sistema financiero y ya pagó el precio político en Massachussets donde acaban de votar en contra del candidato demócrata. Obama decidió que será mejor tener una mayor supervisión que seguir viviendo en ese mundo del dejar pasar y dejar hacer, que fue justo lo que llevó a la quiebra a varias instituciones y permitió que algunos villanos como Madoff, les partiera la maceta a miles de inversionistas voraces que se engancharon con las promesas de buenos y mejores intereses, sólo para dejarlos colgados de la brocha, sin que nadie supiera dónde quedó la bolita.

Ahora van a estar más atentos a este tipo de desmanes, tratando de evitar esos colapsos cuyo efecto, ya lo vimos, es una reducción inmediata del consumo, la producción y el empleo.

Mañana es cuando Calderón preside el Foro en donde tratarán se saber que es lo que sigue después de Copenhagen, en vista de que esa conferencia de la ONU sobre el cambio climático fue un fracaso y nadie se puedo de acuerdo en las acciones específicas para una solución global y la disminución del bióxido de carbono en la atmósfera.

Encontré una nota especial: dentro del Foro Económico Mundial ofrecieron un taller como los que ofrezco en México desde el 2008: Liderazgo que inspira y motiva — basado en Enrique V de Shakespeare, al que le llamaron: Lead on the Business Stage: Lessons from Shakespeare’s Henry V y de inmediato pensé: ojala lo haya tomado Felipe Calderón que tan bien le vendría. La fertilización de las artes y el liderazgo parece que son un hecho.