El fenómeno Obama en acción

El Informador, Tertulia del sábado 28 de enero, 2012.

Barack Obama dando su informe a la Nación
No cabe la menor duda de que Barack Obama es un líder completo y un gran orador que sabe exponer sus ideas a quien se le ponga por enfrente, tal como lo hizo el martes pasado durante su Informe en donde, los miembros de la famosa “Fiesta-del-Té” estaban con los pelos de punta. Para nosotros no es extraño escuchar un informe en donde se proponen mecanismos que tienen que ver con el bien social y los aparentes mínimos para pasarla más o menos bien, como los tres factores que están conectados con la “economía y la felicidad” como son: la educación básica, los servicios de salud y una habitación mínima, aunque en México ésta ha resultado mala, sofocante y en muchos casos contraproducente. A nadie le gusta que hablen de impuestos, menos a los millonarios que prefieren hacer lo que sea para pagar menos o no pagar y que son capaces de invertir millones en la “ingeniería fiscal”, para darle la vuelta a sus impuestos. Por eso, cuando Warren Buffett declaró el año pasado que Obama tenía razón y que deberían de pagar más impuestos los millonarios, le escupieron el té que estaban tomando en su cara.

El martes Obama no dejó títere con cabeza: los que mandan producir sus productos a China deberán de pagar un impuesto y los que produzcan en casa, deben tener beneficios, pues están creando empleos y el bienestar Nacional. Forzar esto no les gusta a los empresarios tengan o no razón.

Propone pensar en las nuevas tecnologías para generar energía y así crear nuevos empleos y nuevas investigaciones para tener un ambiente más limpio, asegurando a las nuevas generaciones una mejor calidad de vida. Los amos del petróleo palidecieron y se quedaron mudos. El resto de los invitados aplaudían como en los buenos tiempos del PRI y sus años de “dictadura perfecta”, cuando se levantaban a aplaudirle cada rato, dijeran lo que dijeran.

No se trata —dijo Obama—, de “valores democráticos o republicanos, se trata de los valores estadounidenses”, tal como lo han dicho en México los panistas cuando veían cómo los priistas rechazaban en la Cámara todo proyecto que viniera de los panistas.

Con el carisma que lo caracteriza y el aplomo que tiene, Obama daba cifras comparativas y relacionaba una cosa con la otra. Por eso, aseguró que “colaborará con cualquiera del Congreso para darle impulso a estas ideas… y combatiré la obstrucción con acciones… oponiéndome a cualquier intento de volver a las mismas políticas que nos llevaron a esta crisis económica”.

Por ahí se refirió a Steve Jobs, concebido por un padre originario de Siria y otro adoptivo quien le dio la oportunidad para empezar en su garaje y llegar a ser ocho veces millonario creando una de las tecnología de información que han trascendido fronteras, para ser un ejemplo de lo que se puede hacer en ese país.