Dichoso tú entre todos los escuderos del mundo.

El INFORMADOR, Tertulia del sábado 23 de junio, 2012.

Tanta sabiduría que hay detrás del Quijote como divertimento, aventuras, bromas y equivocaciones de este caballero que de pronto parece que enloquece para poder sobrevivir a la Santa Inquisición, como no lo logran sus libros de caballería que tanto amó. Miguel de Cervantes fue sobre todo el creador de la gran novela pero también era poeta y buen dramaturgo que creía en ese simulacro de la vida. Entre otras situaciones, hay un tratado sobre la importancia del lenguaje no verbal que nos dice más que mil palabras. Don Quijote le pide a Sancho que se fije bien en lo que haga Dulcinea mientras habla con ella para que él pueda saber de lo que allá en lo interior de su alma pasa.

Se trata de escuchar con los ojos y así poder considerar a los demás y saber lo que el otro puede estar sintiendo para que sepa que lo hemos entendido. También le dicen empatía y, por eso, escuchar con los ojos, a veces, es mejor que ver con los oídos.

«Anda hijo —replicó don Quijote—, y no te turbes cuando te vieres ante la luz del sol de hermosura que vas a buscar. ¡Dichoso tú sobre todos los escuderos del mundo! Ten memoria, y no se te pase de ella cómo te recibe: si muda los colores el tiempo que la estuvieres dando mi embajada; si se desasosiega y turba oyendo mi nombre; si no cabe en la almohada, si acaso la hallas sentada en el estrado rico de su autoridad; y si está de pie, mírala si se pone ahora sobre el uno, ahora sobre el otro pie; si te repite la respuesta que te diere dos o tres veces; si la muda de blanda en áspera, de aceda en amorosa; si levanta la mano al cabello para componerle, aunque no esté desordenado... mira todas sus acciones y movimientos, porque si tú me los relatares como ellos fueron, sacaré yo lo que ella tiene escondido en lo secreto de su corazón acerca de lo que al hecho de mis amores toca; que has de saber, Sancho, si no lo sabes, que entre los amantes las acciones y movimientos exteriores que muestran cuando de sus amores se trata son certísimos correos que traen las nuevas de lo que allá en lo interior de su alma pasa.»

Ahora podremos recordar estas lecturas de ese hombre genial como lo fue Miguel Cervantes Saavedra (1547-1616) que fue, es y seguirá siendo una estrella, con esa muestra que se abrió al público el jueves pasado en la Cámara de Comercio de Guadalajara, con veinte ediciones del Quijote y sesenta ilustraciones del siglo XVII al XX que son parte de la Colección del Museo Franz Mayer y que ahora podremos acercarnos para escuchar con los ojos, algunos de esos momentos a través de las imágenes.