miércoles, 16 de enero de 2013

La conspiradora María Estuardo de Escocia


INFOSEL. Crónica cultural del jueves 17 de enero, 2013.
Joyce DiDonato, la mezzo en el papel de la reina de Escocia con el MET    
La ópera de María Estuardo de Gaetano Donizetti (1797-1848) es una más de las trece que se compusieron en el siglo XIX, que se transmitirá este sábado desde el MET de Nueva York a las pantallas del Auditorio Nacional en la ciudad de México, en el Teatro Diana de Guadalajara o en las pantallas que hay en Monterrey y en Oaxaca, hasta donde sé.

Es una historia accidentada como la vida misma del personaje, la reina María Estuardo de Escocia (1542-1587) partidaria siempre de los intereses católicos de Roma y la España de Felipe II (1527-1598), así como de los jesuitas expulsados de Inglaterra, y los franceses con Enrique III , todo sellos listos para conspirar contra Isabel I de Inglaterra, acusada de ser bastarda y por haber formalizado el protestantismo con su Iglesia Anglicana como su máxima representante para que sus súbditos le fueran fieles a una sola persona como máxima autoridad civil y religiosa.

Después que Donizetti vio la obra de teatro María Estuardo de Schiller, le pidió a Felice Romani que preparara un libreto para componer su ópera y que fuera parte de la trilogía junto con Ana Bolena y Robert Deveraux. Finalmente no lo hizo y el músico prefirió a Giuseppe Bardari (1817-1861), un estudiante de leyes para que lo hiciera entre él y el compositor, quien trabajó de cerca escribiendo y corrigiendo donde creía que debía hacerlo. La ópera como María Estuardo se estrenó años después que la censura de Nápoles la prohibió y por eso sólo la pudo presentar en la Scala de Milán en 1835.

La obra de Schiller la reescribió Camillo Federici (1749-1802), seudónimo de Giovani Bauttista Viassolo, quien la hizo novelada y más atractiva con la que tuvo mucho éxito: como buen sensacionalista y panfletario tenía la vena popular. Dicen que, con esta versión Sir Walter Scott (1771-1832) se inspiró para escribir después sus poemas y baladas escocesas.

María fue hija única y legítima del rey Jacobo V de Escocia, huérfana de padre a los seis días de haber nacido. Desde entonces, fue coronada reina y se fue a Francia de joven para casarse con el Delfín y luego rey Francisco II de Francia (1559) para que fuera ella su consorte. Un año después, viuda y regresó a Escocia para casarse con su primo Henry Stuart, Lord Darnley. Infeliz, tuvieron a James o Jacobo en español, quien sería en 1604 Jacobo VI de Escocia y I de Inglaterra.

Su marido muere en un atentado perpetrado por James Hepburn quien se casó con la viuda. Los escoceses se levantaron en armas y fue hecha prisionera en el castillo de Loch Leven, forzándola par que abdicara a favor de su hijo de un año.

Buscó la protección de su prima Isabel I coronada en 1558 a pesar de que, hacía poco, había reclamado ser la autentica heredera a Inglaterra. Divididos católicos y protestantes,  con la paranoia que dominaba a Isabel I y las amenazas de España y su Armada Invencible para invadir la Isla y matar a la reina, María Estuardo encerrada bajo custodia por más de dieciocho años, la encontraron culpable de una conspiración contra la reina. Isabel I la mandó decapitar. Esta historia tiene una estructura parecida a la del Conde de Montecristo que logra interesarnos desde el principio aunque con dos finales opuestos.

Todos esperamos el canto sublime de esta prisionera reina quien sería decapitada después de largos encierros, penas y tribulaciones. Ahora, siguiendo la vena de Federici, le agregaron algunas escenas amorosas entre ella y quien sería el favorito de la reina Isabel I, todo con tal de hacerla más interesante.