Obras de la Royal Opera House en Cinemex

INFOSEL, Crónica cultural, jueves 8 de agosto, 2013.
Fachada de la Royal Opera House en Londres.
David Littlejohn dice que la ópera es “the ultimate art”, es decir, “la suma de las artes” porque integra a la trama, la voz humana, el escenario y la música y, con esto entrelazado, a veces podemos llegar lo más profundo de nosotros mismos a través de una historia, de la tragedia o de la comedia humana.

Ahora, con las transmisiones en directo de las producciones de la Metropolitan Opera House de Nueva York a las pantallas de varios teatros y auditorios en México, como en el resto del mundo, han logrado tener un público conformado por más de 3 millones de asistentes. El 5 de octubre empieza la temporada 2013-14 con Eugenio Oneguin de Tchaikovski.

Pero la sorpresa fue descubrir en el programa de Cinemex en donde anuncia con anticipación la transmisión de algunas producciones de la Royal Opera House de Londres para Cine empezando con Nabucco de Verdi, el domingo 25 de agosto (no sabemos en qué salas, ni en qué horario) pero sí sabemos que esa obra estuvo a cargo en abril de este año de Danielle Abbado en donde sabemos que la obra explora las angustias del exilio desde que Verdi la estrenó en 1842 y que se refiere a la antigua expulsión de los judíos de Jerusalén —por eso dicen que ésta es la «ópera judía de Verdi»— en donde, los exilados, cansados y tristes de haber abandonado su tierra, cantan una canción en donde expresan sus sentimientos tras la pérdida del Templo de Jerusalén. Es un himno que lo cantan a la orilla del río Babilonia donde añoran la libertad, como la que buscaban los italianos a esas alturas del siglo XIX. Por esa coyuntura el himno se hizo inmediatamente popular y Verdi se hizo famoso: todavía se canta para expresar esos deseos de libertad, unidad y soberanía.

Va, pensiero, sull’ali dorate… ¡Ve, pensamiento, con alas doradas…! y con esto expresan esos sentimientos asociados con la pérdida del paraíso, el abandono de la casa materna, el exilio forzoso como el que nuestros amigos sufrieron durante la Guerra Civil española o los que salieron perseguidos por las dictaduras latinoamericanas, así como, los que hemos abandonado la tierra donde nacimos y tenemos esa nostalgia al compartir el dolor que implica abandonar la infancia o la inocencia o el paraíso para dedicarnos a la busca de ese tiempo, como lo hizo Proust en su vida.

Oh mia patria sì bella e perduta! y, al tararearla, recordar la vez que Mutti hizo un encore a la mitad de la ópera en Roma y le pidió al público que la cantara… y todos, a soltar la lágrima.

Pasarán también el concierto que hubo en la Plaza Roja de Moscú con Ana Nebtrenko y Dmitri Jvorostovski, eso será el sábado 31 de agosto, en donde no faltará al final que Dmitri le cante a Ana el O CicciornaOjos negros que es tan, pero tan famosa, que parece campana. El 8 de septiembre Las troyanas de Héctor Berlioz, un gran homenaje a esas mujeres que han perdido todo; La Bohemia de Puccini el 22 de septiembre y, por coincidencia, Eugenio Oneguin de Tchaikovski, el domingo 6 de octubre, un día después de la presentación del MET. A propósito de esta ópera me permito invitarlos a que vean la conferencia en línea que ofrecerá el maestro Sergio Vela sobre esta obra y sobre las diez adicionales de la temporada del MET en aulabierta.org a partir del 10 de septiembre.


Celebramos la oferta de Cinemex porque tendremos la oportunidad de ver esas historias reflejos de nuestra vida expresados con esa “suma de las artes”, a través de las producciones de la Royal Opera House de Londres.