viernes, 11 de octubre de 2013

En la romería: rezos, cantos y reclamaciones

EL INFORMADOR, Tertulia del sábado 12 de octubre, 2013.
María Callas, una Tosca inolvidable.
Hoy se lleva a cabo la popular procesión donde se espera que asistan dos millones de fieles que van a acompañar a la virgen de Zapopan desde la Catedral hasta su casa. Se trata de La Generala, una bella imagen hecha de maíz por artesanos de Michoacán que fue traída por los franciscanos en el siglo XVI.

Para la romería la gente se prepara desde la noche del viernes con tal de salir temprano y recorrer los ocho kilómetros que hay hasta la Basílica de Zapopan sin importar si llueve, si está nublado o si hay un sol radiante tal como lo recuerdo desde que tengo memoria.

La gente reza, canta y pide favores. Otros, en lo íntimo, reclaman y se quejan pues quieren saber por qué les toco sufrir de esa manera, tal como escuchamos a Floria Tosca que reclamaba, angustiada, por ser víctima de Vitelio Scarpia, el jefe de la policía de Roma.

Por eso, en un soliloquio, se pregunta: ¿por qué, por qué Señor, por qué me pagas de esta manera?, sintiéndose impotente frente al abuso de poder de este hombre que le exige se entregue para que, de esa manera, él pueda darle ‘la gracia’ simulando salvarle la vida a su amante Cavaradossi. Floria sufre como me puedo imaginar que sufren muchos en esta romería. Ella lo canta porque es lo único que sabe hacer se supone que es una diva, como en su tiempo lo fue María Callas, una de las mejores intérpretes de ese papel.

Se queja porque ella sólo ha vivido del arte sin hacer daño a nadie como empieza cantando… Vissi di arte, vissi d’amore, es decir… viví del arte, viví del amor y ¡nunca le he hecho mal a nadie! Sin llamar la atención, a pesar de las miserias que he conocido, siempre me he mantenido con una fe sincera, rezando en los santos templos y siempre, con esa misma fe, he llevado flores al altar. A la hora del dolor, me pregunto: ¿por qué, por qué Señor, por qué me pagas de esta manera?

Scarpia había condenado a muerte a su amante en esta que es la parte central de la trama de esa ópera de Puccini que ocupa un lugar privilegiado en el mundo, misma que la podremos ver el sábado 9 de noviembre en la tercera de las transmisiones en vivo y en directo del MET de la que podremos tener una mejor idea si vemos la conferencia de Sergio Vela en aulabierta.org.

El recuerdo de esta romería que conectamos con una obra de arte en donde reconocemos que el sufrir es disparejo, y hay gente a la que le llueve sobre mojado. Por eso, aprovechan las romerías para pagar sus culpas, para pedir o suplicar una mejor vida o para reclamar en lo íntimo por qué les ha tocado esa vida. De cualquier manera es un rito que se cumple todos los años.

Caminando, rezando y cantando alimentan su esperanza para que las cosas mejoren, como si fuese posible que suceda sin que haga falta poner algo de su parte para resolverlo. Mejor caminamos ocho kilómetros, entre rezo y rezo, entre canto y canto para que a la hora del dolor, reclamen: ¿por qué, por qué Señor, por qué me pagas de esta manera?… mientras la imagen de La Generala adornada con ricas joyas, deslumbra a los que todavía no han perdido la fe.