jueves, 28 de noviembre de 2013

Amos Oz, el ausente de la FIL

INFOSEL, Crónica cultural del jueves 28 de noviembre, 2013. 

La oferta es completa: toda clase de libros, editoriales y autores estarán durante nueve días en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara (FIL, 2013) a partir de este sábado 30, cuando empieza el hervidero de gente que recorre los pasillos, asiste a las presentaciones o a las lecturas durante el día y, por la tarde-noche, se van de reventón con los ‘punchis-punchis’ que tanto les gusta a las nuevas generaciones. En realidad es también la feria de vanidades de los autores y editores que vigilan sus ventas o se ponen a vender en sus estantes antes de pasearse como pavos-reales esperando que sus autores se suban al escenario para compartir con su publico lo que más les importa en esta ocasión a propósito de su vida o su obra reciente.

Hay de todo como en la viña del Señor: los buenos, los malos y los que se asoman entre las turbas, los autores discutiendo lo que está de moda, los editores sobre los cambios que observamos entre el libro de papel o el digital y entre éstos, diseñados de manera elemental como son la mayoría y los que han dejado una marca, como es el caso del poema The Waste Land (Touch Press, Faber & Faber) de T.S. Eliot, un verdadero libro-integral-digital estructurado con el texto del poema y los comentarios hechos por expertos, desde diferentes perspectivas; además del poema con notas al margen para entender la palabra, el detalle o la fuente de cada verso y cada metáfora, además de disfrutar la lectura dramatizada hecha por la actriz Fiona Shaw y leído en voz alta por varios poetas, incluyendo al autor en dos fechas distintas y, por si faltaba algo, la copia del manuscrito con las correcciones hechas a mano por Ezra Pound y una galería de fotos alrededor de T.S. Eliot  y todo esto que nadie ha podido superar por $13.99 dólares.

Pero recorrer los pasillos de la FIL con ideas de lo que nos interesa, es la otra manera de participar de esa emoción de encontrar tesoros entre los estantes, como hace poco sucedió cuando encontré una extraña y bella edición pocket-de-a-deveras de la obra El capitán Alatriste de Arturo y Carlota Pérez-Reverte, editado por BigBooks (Grandes libros en formato pequeño) que ha sido todo un descubrimiento.

El país invitado a la FIL este año es Israel y seguramente podremos encontrar lo más reciente que se ha publicado en español de ese país, incluyendo las obras de Amos Oz (1939-), escritor, Premio Príncipe de Asturias que es una lástima que sea el ausente en esta feria. Él ha escrito Contra el fanatismo (Siruela, 2002) donde trata, con conocimiento de causa, de este tema tan difícil como el que se vive desde que se nace en esa región, así como, Una historia de amor y oscuridad (Siruela, 2002) donde narra su vida en Israel desde los 40’s.


Pero ahí estará este otro libro sobre los que escribe Silvia Cherem S. Se llama Israel a cuatro voces (Khalida editores) y estos son: David Grossman, Amos Oz, A.B. Yehoshúa y Etgar Keret que nos permitirán entender mejor la vida en esa región pues, como dice Amos Oz, “perseguir a un puñado de fanáticos por las montañas de Afganistán es una cosa. Luchar contra el fanatismo, es otra muy distinta… mejor voy a consagrar una o dos reflexiones a la naturaleza del fanatismo y a las formas, si no de curarlo, por lo menos de controlarlo.” En sus memorias nos habla de Jerusalén, esa ciudad fascinante en donde “había grandes comerciantes, músicos, intelectuales y escritores: Martin Buber, Gersohn Scholem, Agnón… (pero) el Mundoentero estaba lejos, atractivo y enigmático, peligroso y hostil, pues no quieren a los judíos porque son perspicaces, astutos y sobresalientes, pero también escandalosos y jactanciosos. No les gusta lo que hacemos aquí en  Eretz Israel, porque envidian hasta por un trozo de tierra cenagosa, pedregosa y desértica” —dice Amos Oz, a través del cual he entendido un poco más lo que está detrás de esa otra realidad.