viernes, 22 de mayo de 2015

Música que acelera el corazón

Ciudad de México, a sábado 16 de mayo, 2015.—

William Walton (1902-1983)
El domingo 31 de mayo el Festival Cultural de Mayo en Guadalajara cierra con broche de oro con un concierto nunca antes escuchado en vivo que podremos disfrutar en el Teatro Degollado con la Orquesta Filarmónica de Jalisco, el Coro del Estado e Iván Martínez como narrador.

Se trata del Shakespeare Sinfónico, es decir, de la música que Laurence Olivier mandó componer a William Walton (1902-1983) por su ‘exuberancia de espíritu y ese sentimiento que acelera el corazón’, para que fuera la música de su película King Henry V of England que dirigió, actuó y estrenó Olivier en 1944.

Walton aprovechó esta oportunidad pues había entendido y cultivado el tono de la obra y por eso quiso rendirle un homenaje a Shakespeare, utilizando algunos de los monólogos y melodías de la época como es el Agingcourt Song una canción medieval francesa. La música fue nominada al Oscar y Sir Laurence lo ganó por su actuación y dirección.

A Winston Churchill (1874-1965) le gustaba mucho esta obra: era el paradigma del héroe inglés y sabía que, con ella, podía elevar el espíritu de los ingleses durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Por eso, de entrada, fondeó a Sir Laurence para que pusiera en escena la obra de Enrique V de Shakespeare en los campamentos ingleses que estaban regados por Europa y en 1943 le fondeó esta película.

Churchill conocía de memoria los discursos escritos por Shakespeare en Enrique V y, por eso, en 1940, inspirado en la arenga que ese Rey les ofrece a su tropa antes de la batalla de Agincourt en 1415, toma la esencia y hace su propio discurso conocido como «La batalla de Bretaña», en donde utiliza la misma retórica y el mismos argumento de que ‘menos es más’ para convertir su desventaja en victoria.

Enrique V les dijo a su tropa que ellos eran ‘los felices selectos’ o ‘los happy few’ y que ese día él los nombraría sus hermanos para formar una banda. De esta manera, ahora todos serían una familia del Rey que logró convertir esa batalla fría y abstracta en una batalla familiar: el triunfo fue contundente.

El discurso de Churchill empieza así: nunca antes en el campo de los conflictos humanos, se debe tanto a tan pocos, pues han sido los pilotos ingleses que sin desanimarse por las posibilidades, desgastados por los constantes retos y los peligros mortales, están dándole la vuelta a la marea de la guerra mundial por su destreza y devoción… 

Walton compuso esto que ahora conocemos como Shakespeare Sinfónico y, nosotros, con el deseo de agregar un grano más de arena de ese Festival, hemos decidido participar con una Charla Virtual en aulabierta.org —gracias al patrocinio de Patrimonio Cultural de Occidente—, en donde explicamos el contexto de la obra, la estructura de la música y, grabamos la traducción de algunos de los monólogos de la obra y que son la base de los talleres de Liderazgo que inspira y motiva que ofrecemos desde el 2008, después de haber estado con Richard Olivier, el hijo de ese famoso actor, en West Sussex.

En otras palabras, William Walton identificó esas características en Enrique V tal como lo hizo Shakespeare y para aquellos que han visto la película, saben que volvemos a encontrar en ella una esperanza y esa fortaleza que Shakespeare deseaba comunicar a su público cuando la estrenó en El Globo en 1599. 

De esta manera, nosotros le podemos dar la vuelta a la marea de nuestra propia guerra infernal.