viernes, 18 de septiembre de 2015

Cuando se acotó el poder absoluto

México D.F., a sábado 19 de septiembre, 2015.— 

La firma de la Carta Magna el 15 de junio de 1215.
Cómo entender mejor esos sucesos que cambian las relaciones de poder como sucedió en 1215 cuando el rey Juan I firmó la Carta Magna que cambió para el resto de nuestra historia esa relación y logró, no tanto por su contenido, sino por el hecho, que los nobles hayan acotado el poder absoluto, forzando al Rey a aceptar los términos que establecían. La Carta empieza así: Dado de nuestro puño y letra en el prado que se llama Runnymede, entre Windsor y Staines, el día decimoquinto del mes de junio del decimoséptimo año de nuestro reino…, y a continuación se listan los sesenta y tres puntos con los que los aristócratas aseguraban sus derechos feudales frente al poder del Rey en esta Carta Magnarum Libertatum que ha sido el origen de lo que años después sería el Parlamento, ese que los reyes tienen que consultar para la toma de decisiones. Bueno, pues este año se celebran ochocientos de su firma.

Una manera de conocer esto sería a través de la historia, con las Crónicas de Inglaterra, Escocia e Irlanda de Holinshed (1587) o con el Book of Martyrs de John Foxe (1563), pero también hay otras maneras de hacerlo como he preferido hacerlo con la lectura de La vida y muerte del rey Juan, una obra histórica de Shakespeare (1596) que resulta es más divertida con la que podemos reconocer la temperatura de los sucesos y los personajes en los tiempos del rey Juan I (1199-1216) o Juan Sin-Tierra, para tener de esa manera y desde una nueva perspectiva, el contexto de la Carta Magna.

En la Edad Media no estaba claro quién tenía derecho a heredar la corona y en este caso si era Juan, el hermano menor de Ricardo I, Corazón de León, con treinta y dos años de edad o Arturo, con trece, quien era el primogénito de Godofredo, un hermano intermedio con ahora su viuda Constanza, duquesa de Britania.

Los nobles estaban atentos a esos vientos huracanados como ahora los políticos que quieren mantenerse en el poder a como de lugar y, para eso, cambian de partido y del PAN se van al PRD o al PRI. Igual en aquel entonces, pasaron de estar con el rey Juan, a apoyar a la duquesa o, de plano, con el Delfín francés.

La hipocresía, la doblez, la falsedad y el perjurio, así como, las conspiraciones, el saqueo de los monasterios, los juicios sumarios, las amenazas por excomunión de parte del Papa Inocencio III, estaban a la orden del día, incluyendo varios dilemas morales y éticos.

Shakespeare escribió esta obra en 1596 y nos ofrece, con la misma enjundia de otras de sus obras históricas, el contexto y las carencias de liderazgo de un Rey que declaró la guerra y mandó matar a su sobrino Arturo, para ser abandonado por sus nobles y que se fueran con el Delfín que ya invadía la Isla.

El rey Juan se doblegó y cedió su reino como feudo de Roma y firmó la Carta Magna un año antes de morir envenenado por un fraile. Así podremos tener una mejor idea del inicio del siglo XIII y la decadencia de un Rey que ejercía el poder absoluto.

Por ahí escuchamos el discurso de Constanza cuando sabe que ha perdido a su hijo que nos remite al dolor de esas madres que los han perdido en otras guerras, como en la de Ayotzinapa, logrando, de alguna manera una catarsis.