viernes, 27 de noviembre de 2015

De libros, autores y otros recuerdos

México D.F., a sábado 28 de noviembre, 2015.— 

Madre leyendo unos cuentos de hadas a su hija, como deberíamos hacerlo.

Este sábado abre la puerta la FIL en Guadalajara, la feria del libro por excelencia en el mundo hispanohablante que ha logrado atraer a más de 765 mil almas que revolotean como mariposas alrededor de los libros, autores y otras celebraciones para que polinicen y cultiven así su vida interior.

En esta feria pretendo un regaderazo al ego, necesario para la sobrevivencia, en donde espero encontrar al editor que se atreva a publicar dos obras más que listas para su publicación: la nueva versión, corregida y disminuida de los 154 Sonetos de Shakespeare en una versión libre y A la orillita del río, una novela o ‘auto-ficción’ que he terminado este año para recuperar la autoestima que estaba por los suelos, una vez que trataron de noquearme, en donde cuento las aventuras editoriales de los años ochentas y de pasada, el trágico final de uno de los poetas a quien le publiqué ‘su’ libro de poesía.

Pero además, estaré como librero vendiendo los tres que recién he publicado en El Globo Rojo que algunos tapatíos ya conocen como son: el curso de Liderazgo que inspira y motiva basado en Enrique V, la versión libre de La vida de Enrique V y los Apuntes de esta obra, es decir, todo lo que quería conocer del liderazgo que motiva desde una nueva perspectiva, como podrán comprobar en aulabierta.org junto a unos video-anécdotas sobre el liderazgo político tomados de una entrevista que me hicieron hace unos años.

Y como no me conforme con esto, acepté la invitación de Ediciones Castillo para presentar brevemente una de sus novedades dirigida a la población juvenil con los Tales from Shakespeare, como se llama en su versión original o los Cuentos de Shakespeare, en la versión traducida por Darío Zárate Figueroa, ilustrada por Jesús Cisneros, Manuel Monroy y Javier Zabala basado en los textos de principios del siglo XIX de los hermanos Charles y Mary Lamb, a pedido del editor y librero William Godwin (padre de Mary Shelley, autora del famosísimo Frankenstein), después de haber puesto una librería y la editorial con una ‘biblioteca juvenil’, en donde pondrían a la venta libros sobre historia, mitología griega, biografías, así como, esas obras encargadas a diferentes autores, como en 1806 les pidió a los hermanos Lamb para esa versión abreviada y en prosa de las obras de Shakespeare. Los invito que me acompañen el sábado 28 a las 17:00 horas en el Salón Antonio Alatorre.

Ir a la  FIL es como volver a casa. Hace veinte años —que se dicen fácil como sucede en nuestra cabeza donde todo parece que fue ayer—, presenté mi primera novela, Confesiones de Maclovia (El Equilibrista, México, 1995), emocionado como pocas veces en mi vida, sudoroso y balbuceando alrededor de esa experiencia, sin poder creer que había terminado un libro de unas 400 páginas, con las historia que imaginé de ‘la divina Cova’, mi abuela. Luego regresé a la FIL en el 2002 con Las batallas del General en la mano, una obra que luego fue parte de la colección Grandes Novelas de la Historia de México y, en el 2010 volví con seis libros publicados por Santillana con las seis Historias de Shakespeare de seis versiones noveladas del Bardo.

Este año regreso feliz y una vez más con la espada desenvainada para disfrutar de las novedades que podremos encontrar o vender, de ver a esos autores que admiramos en medio de esos recuerdos e ilusiones que siempre imaginamos pensando que ahora sí esta obra será un parteaguas, antes de volver a la realidad y asumirla tal como es, sin mayores trámites.