Lorena Ochoa: liderazgo del triunfo

México D.F., a sábado 14 de noviembre, 2015.— 


El domingo 15 concluye el Lorena Ochoa Invitational que se lleva a cabo este año en el Club de Golf México en el corazón de Tlalpan, al sur de la ciudad, un torneo que se ha llevado a cabo con el profesionalismo con el que Lorena fue capaz de llegar a ser la número uno del mundo.

En el 2012 publica su libro Soñar en grande. Mi vida, el golf y cómo llegué a ser la número uno del mundo (Grijalbo, México), un libro que ha sido fuente de inspiración para establecer el liderazgo del triunfo siguiendo el método que he venido aplicando desde el 2008, después de haber estado con Richard Olivier en West Sussex, Inglaterra, en donde aprendí a traducir este tipo de complejidades a través del cristal del liderazgo, basado en algunas obras de Shakespeare, en donde se toma en cuenta los conocimientos y propuestas que nos permite mejorar la vida profesional.

El libro de Lorena Ochoa es otro modelo a seguir para descubrir lo que hizo, paso a paso, para llegar a triunfar en su vida y realizar sus sueños —ahora los nuestros en todo caso—, si es que logramos destacar eso que ella hizo para poder vernos en ese espejo y saber cómo llegó a ser ‘la número uno del mundo’, una vez que tuvo ‘un sueño y una ilusión’, como lo tuvo en su tiempo, Enrique V o Próspero o Marco Antonio en las obras clásicas de Shakespeare.

Lorena Ochoa dice al inicio de su libro, que… ‘logré ser la mejor golfista del mundo. Alcancé ese título porque era lo que más deseaba en mi vida, ese era mi más grande anhelo y me dediqué a lograrlo en cuerpo y alma. No fue una casualidad, tampoco fue un golpe de suerte y mucho menos una tarea fácil…. fue el resultado de una serie de decisiones acertadas, tomadas a su debido momento, de acciones enfocadas, de disciplina y entrenamiento y, sobre todo, de una gran pasión por el golf.’

Si seguimos leyendo, podemos revisar cómo y de qué manera logró tener tanto éxito sobre todo si lo entendemos a través del cristal del liderazgo y nos detenemos en su lectura para saber la fuerza que tiene ese ‘lograr lo que soñaba’ y, de ser posible, aplicar esa sabiduría a nuestra vida en donde el golf que ella practicaba como profesional, es el equivalente a lo que nosotros hacemos en nuestra vida.

Al final de su carrera en la LPGA, tiene el valor de aceptar ‘que no todo en esta vida es el golf —o el trabajo que hagamos—, pues (sabe que) la vida es mucho más que eso’ y eso también lo anotamos, como es tener el valor y la madurez que se necesita para saber retirarse a tiempo, cuando estaba en el mejor momento de su vida en donde ahora quería ‘intentar alcanzar otros sueños más grandes todavía’.

¡Qué maravilla! Y más adelante relata eso que hizo un día, antes de iniciar la temporada del 2010 en Morelia, después del Corona Championship, cuando decidió retirarse, sabiendo que todo esfuerzo tiene un fin y que ese era el momento de tomar esa decisión: ‘(lo hice) con una sonrisa gigante. Estaba preparada para iniciar una nueva vida. Me sentí la mujer más feliz del mundo. Había soñado en grande y había alcanzado todo lo que había anhelado: ser la número uno, retirarme como la mejor y hacerlo en mi país. Era momento de ir por otros sueños, ahora más grandes.’