Hitos en el paisaje de la fe y la vanguardia de la arquitectura tapatía

Ciudad de México, sábado 24 de marzo, 2018. –

Las tres novedades editoriales que se presentaron por Arquine.

El pasado viernes, en la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes, iniciando el festival Mextropoli que organiza Miquel Adrià director de Arquine, se presentaron tres libros de tres arquitectos de una nueva generación que, de alguna manera, representan a la vanguardia.

La arquitecta Tatiana Bilbao, presentó dos de esos libros: Paisaje de fe con la primera parte del proyecto que se realizó en Jalisco en la ruta del peregrino, cuando en el 2008 Aurelio López Rocha era el Secretario de Turismo, un hombre que sabe de arte y que había entendido bien lo que sucede en esa ruta que va de Ameca a Talpa de Allende, misma que la recorren más de 3 millones de personas al año, en donde varios de los pueblos por donde pasan viven de eso.

Tatiana Bilbao diseñó y coordinó con otros artistas internacionales la construcción de varios hitos (mojones) en el camino, como los tres miradores (dos en Atenguillo y uno en Ameca), las tres ermitas (Ameca, Mixtlán y Mascota), los seis sitios de descanso, más los dos albergues (Guachinango y Atenguillo) y una escultura dedicada a ‘la virtud de la gratitud’, tal como lo expresan los peregrinos.

Falta concluir ese proyecto con lo que, desde entonces, les hace falta a los peregrinos en su recorrido que puede durar tres días, como son: baños limpios y amplios; áreas de descanso bajo la sombra y al aire libre; servicios médicos y lugares para tomar agua fresca, entre otras cosas. Tal parece que en Jalisco no les importa concluir esta obra tan importante como el Camino de Santiago en España.

El segundo libro Tatiana Bilbao STUDIO es el trabajo de este despacho en una versión editorial alternativa, ilustrada con algunos proyectos, pero, publicados de tal manera no se parece a los libros de arquitectura que estamos acostumbrados a ver. Tatiana decidió convertirlo en un manual lúdico en donde el lector, si así se le puede llamar, puede intervenir ilustrando, recortando y armando algunas de las obras de Tatiana. Fue un trabajo realizado por varios de los colaboradores del Estudio en donde Gabriela Álvarez resultó ser la estrella en la coordinación de esta obra, una vez que Tatiana soltó las amarras para que el libro se convirtiera en un objeto lúdico.

El tercer libro que presentaron fue Calmar el ruido de Macías Peredo. Es un libro muy bien hecho como pocos que he vistos: sólo al abrirlo sabemos que se trata de una obra de arte por su tipografía justa y amable, por las ilustraciones precisas y bien ventiladas y por el papel blanco como de las alas de esos ángeles que visitan el estudio de Salvador Macías y Magui Peredo, la pareja de arquitectos de Guadalajara que escogieron diez de sus obras para que pudiéramos explorar su estética, a través de los planos y textos que los justifican, hasta llegar al final con las fotografías para complementar la ideas de esas obras.

El diseño del libro es de David Kimura, quien logró transmitir el espíritu que alienta a esta pareja de arquitectos originales, cuidadosos y estetas, con esa obra que se integra naturalmente con las del resto del mundo. El libro, no podía ser de otra manera, tiene dos detalles: el título en la portada que casi no se puede leer y, sin avisar, los textos de las obras al final, hay que imaginar que son del arquitecto Víctor Alcérreca, como lo sugieren en el índice.

Al hojear el libro, que no pesa nada, y al ver esas hojas blancas albeando con la gama de grises que posan plácidamente, así como los textos que hablan de los arquitectos y de sus obras, llegamos a conocer la manera cómo trabajan los dos jóvenes arquitectos, que tal parece son los representantes de la vanguardia de la arquitectura tapatía, con diez obras en su primera etapa en donde, tal parece, que han sublimado la huella de sus maestros.